Juan de Palafox y Mendoza | Obispo español

“El que se halle en un beneficio sin libros, se halla en una sociedad sin consuelo”.

Juan de Palafox y Mendoza (1600 – 1659), fue un obispo que ejerció en la ciudad de Puebla de los Ángeles.

Durante su niñez fue educado y mantenido por una familia humilde durante seis años tras vivir un rechazo por parte de su madre, y una infancia un tanto tormentosa, pero finalmente pudo ser reconocido por su padre y lo mandó a la Universidad de Alcalá y Salamanca.

En 1626 fue presentado al Conde – Duque de Olivares y fue designado diputado de nobleza en las cortes de Monzón. Poco después, obtuvo el cargo de fiscal de los Consejos de Guerra e Indias.

Juan de Palafox tuvo una gran importancia en la Historia de España y América, donde en 1639 fue escogido en Madrid por el Rey como Obispo de Tlaxcala, siendo confirmado por el papa Urbano VIII. Fue distinguido por sus esfuerzos en la protección de la población indígena, prohibiendo emplear cualquier método de conversión que no fuera el de la persuasión, y por sus roces y enfrentamientos con los privilegios de los jesuitas, donde defendió la dignidad y los derechos de la iglesia diocesana que al cabo obligaron al rey a llamarlo a España y nombrarlo obispo de Osma.

Palafox recibió en Puebla cédulas reales secretas que le daban poder de poner al marqués de Escalona, y ocupar provisionalmente los cargos de Arzobispo de México y Virrey de la Nueva España; de igual manera al estar en Puebla fue una gran influencia en las obras artísticas y culturales del Estado, donde claramente se puede apreciar en la Biblioteca Palafoxiana como era un mecenas entusiasta que creyó intensamente en la educación y la cultura, y reunió una biblioteca de cinco mil libros de ciencia y filosofía.

Gracias a su noble, entusiasta y valiente desempeño fue beatificado en el Burgo de Osma el 5 de junio de 2011, por el cardenal Angelo Amato.

Te recomendamos leer el libro “Virtudes del Indio” escrito por el mismo Juan de Palafox y Mendoza.