opinion3
El rey desnudo
Alexis Hellmer

Recuerdo que, de niño, disfrutaba enormemente leyendo y releyendo el cuento de Andersen titulado El traje nuevo del emperador. Cada vez me asombraba de que nadie, excepto un niño, fuese capaz de decir lo que no podría ser sino evidente para todos: que el ufano emperador iba en realidad desnudo por la calle. Crecido ya, revivo ese asombro cada que oigo a algunos prodigarse en elogios hacia tal o cual artista contemporáneo y aclamar sus obras, vacías de contenido, como el non plus ultra de la creatividad y el genio artístico. Y así como el niño del cuento me provocó en el pasado la mayor simpatía y admiración, hay en el mundo del arte actual quienes me producen una simpatía y una admiración no menores, por atreverse a decir lo que —cabe esperar— todos saben de sobra: que mucho de lo que se premia en las bienales más prestigiosas y se exhibe en los museos más vanguardistas y se vende como oro molido en las galerías de mayor renombre, no es sino un montón de desechos con firmas de personas que no están dotadas de un real talento para el arte.

Por fortuna, son cada vez más los críticos y curadores de arte que no están dispuestos a secundar la impostura de quienes pretenden hacer pasar por arte las más extravagantes ocurrencias, mismas que, amparadas con los nombres sacrosantos de “instalación” o “happening”, van desde una bombilla intermitente hasta un conjunto de baldes coloridos y llenos de agua, pasando incluso por una pila de rollos de papel higiénico y otros artefactos que es mejor callar. Avelina Lesper, que es, en mi opinión, una de las voces más autorizadas en materia de arte en México hoy en día, lo es precisamente porque no tiene reparos en llamar a las cosas por su nombre y apreciarlas en su justo valor. Al igual que ella, Dave Hickey, en EEUU y Julian Spalding, en el Reino Unido, levantan la voz en diferentes medios para denunciar la enorme estafa en la que se ha convertido el mercado del arte, desde tiempos de Warhol hasta este siglo XXI. Pablo Jato, a través de su documental El espejo del arte, es otro que contribuye a la discusión mediante el planteamiento de preguntas serias a diversos personajes involucrados en ella.

De acuerdo con estos expertos, en tal especulación intervienen, por una parte, los autores de las supuestas obras de arte y, por la otra, los galeristas, marchantes y  corredores; los curadores y críticos pagados para defender lo indefendible, así como los propios coleccionistas, que deciden invertir en piezas sin contenido de las que esperan obtener luego una ganancia cuantiosa. Una vez más, se trata del mercado apoderándose de la cultura, como ya ha pasado en el terreno de la educación, de la investigación farmacéutica, etc. La causa parece ser la misma que en el cuento de Andersen: la vanidad de unos y la codicia de otros. En efecto, donde haya un emperador dispuesto a vestirse con un traje invisible, habrá alguien más que encantado de vendérselo por una suma de dinero exorbitante. Y claro, no faltarán tampoco muchos que, para no ser tachados de vulgares e ignorantes, aplaudan embelesados lo que, fuera de un museo, causaría indiferencia o repulsión. ¡Qué bueno que existen también los que, como el niño del cuento, gritan la verdad!


Alexis Hellmer
Amante de la literatura clásica y de su enseñanza, Alexis Hellmer es un latinista mexicano que busca conservar, proteger y promover la cultura ancestral de Occidente a través de la integración del latín en la vida cotidiana como generador de cambio para los individuos y las sociedades. Actualmente traduce textos del latín al español e imparte cursos de latín y griego a niños, jóvenes y adultos en diferentes instituciones como la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) y la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).


Un comentario en “El rey desnudo”

  1. En unas cuantas líneas hay un cúmulo de verdades,es bueno saber que aún hay gente sensible que dice la verdad. Felicidades Alexis y también a Rizoma -Blog…Éxito futuro …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *