Ya llegó la rama: Tradición veracruzana

Idea de Verónica Cortés Álvarez
Texto creado por los colaboradores de Rizoma Gestión Cultural

“Naranjas y limas, limas y limones, más linda es la virgen que todas las flores”

La rama es una tradición navideña que tiene lugar durante las fechas de fin de año, más conocidas en México como “las posadas” que comprenden del 16 al 24 de diciembre, en el sur del estado de Veracruz, desde la región de las Llanuras de Sotavento, Cuenca del Papaloapan y los Tuxtlas.

Dicha tradición comprende adornar una o varias ramas frondosas de cualquier árbol con faroles, papel, escarchas de colores y globos, de manera similar a un árbol de Navidad. Después, se realiza una procesión con cantos en la noche por parte de la comunidad o el grupo que adornó la rama para recorrer la colonia en compañía de amigos, familiares y vecinos.

Los antecedentes de esta fiesta veracruzana podrían remontarse a la antigua Inglaterra medieval, sin embargo también se dice que en las ramas que fueron originadas en la zona rural de Veracruz, convergen elementos indígenas, españoles y afrocubanos. Los indígenas realizaban una festividad que coincidía con las fiestas decembrinas, llevando una rama llamada versúchil, que representaba la renovación de la naturaleza, y en la que se tocaban piezas musicales al ritmo de panderetas, sonajas y guitarras, que conforman la influencia española; y de coros, claves y cantos llamados aguinaldos afrocubanos. 

Como todas las tradiciones mexicanas, la de la rama fue evolucionando arraigándose en la región del Sotavento, apareciendo luego en el Puerto de Veracruz al iniciar el siglo XX, y en Xalapa durante la tercera década de ese siglo. En un principio en Veracruz sólo se veían por las calles las ramas que recibían las familias que provenían de Tlacotalpan o de Alvarado, pero que que vivían en el Puerto. 

En Alvarado las ramas se elaboraban sobre la flor del maguey que se da en las arenas de los médanos costeros, éstas eran rectas de poco peso y con las ramas en la copa que facilitan su adorno, mismo que se complementaba, cuando no había faroles ni esferas, con naranjas y limas. También se adornaba con cadenas de papel el Nacimiento con el niño Jesús y, con este escenario ambulante, se recorría la población casa por casa, entregándoles una rama y amenizando con villancicos de la época.

En Xalapa la rama (de cualquier árbol) actualmente se adorna con faroles de papel, dulces, figuras de papel de china, estrellitas plateadas o doradas, o cualquier otro adorno brillante. Se reúnen varios niños, aunque a veces también adolescentes y adultos que salen con la rama adornada a cantar por el vecindario, canciones relacionadas con el nacimiento de Jesús, haciéndose acompañar con panderetas, guitarras y sonajas. En este andar, se solicita el aguinaldo, ya sea en dinero o en especie, como guayabas, naranjas, tejocotes, cañas o juguetes. 

Una tradición que debemos conservar para reunir a la familia y los amigos con propósitos de entretenimiento pero sobre todo de convivencia y comunidad.


Verónica Cortés Álvarez
Licenciada en danza de la Universidad de las Américas Puebla, además de coreógrafa, actriz y bailarina en Rizoma Gestión Cultural. Actualmente coordina la operación de talleres y es colaboradora de diversos proyectos culturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *